Putxerazoa: Inperialismoaren beste teknika bat

Asier Ezpeleta Jauregi

Orreagako kidea.

Guztiz asaldaturik gabiltza espainolek gure herriaren errolda artifizialki aldatu nahi
dutelako, tranpa edo putxerazo demografiko bat gauzatuz. Baina kontutan hartu,
España estatu inperialista bat den heinean eta biolentziaren monopolioa duen heinean,
beste “tranpatxo” batzuen artean (medioen monopolioa, torturak, erailketak…),
demografia beraien mesedetan aldatzearen “trikimailu” hau ez dela berria gure herrian
(subiranotasuna indarrez kendu zigutenetik etengabe erabili dute). Euskal Herrian herri
desberdinen elkarbizitza dago, baina ez kondizio berdinetan: batzuk zapaltzaileak dira
eta besteak zapalduak. Ezin da zapaltzaile eta zapaldua, biak izan. Ezin da espainol
eta gure herri zapalduko herritar, biak izan. Ezinezkoa da. Oraingo “trikimailu” hau,
balantza demografikoa zapaltzaileen aldera eramateko beste saiakera bat besterik ez da.

Guzti hau, Españako Estatuaren osotasuna mantentzeko estrategiaren taktika da,
bide batez, gure Herria independentziara eramango duen autodeterminazio eskubidea
indarrez zapalduz. España, argi gera bedi, estatu inperialista bat da, demokrazia zer
den jakin ere ez dakiena. Ez dago demokraziarik herri batek beste bat zapaltzen duen
estatu batean, ezin da “marko demokratiko” bat sortu. Demokrazia gure Herriaren
askatasunarekin hasiko da, bien bitartean ez; nahiz eta astero hauteskundeak konbokatu
(beraiek sorturiko instituzioetarako, beraiek nahi dutenean, nahi duten lekuan, eta,
ikusten ari garenez, beraiek nahi dutenen parte hartzearekin).

Gaur Herri honetan dauden instituzioak eta hauteskundeak, espainiar estatuak “eman”
dizkigun tresnak dira, gaur egungo egoera bere horretan mantentzeko, eta ez dira inoiz
sortu dituenaren boterearen kontra erabiliko. Ez da posible. Botere hori da jokatzen
ari garen jokoaren jabe. Arauak beraiek jartzen dituzte eta nahi dutenean aldatzen edo
hausten dituzte, biolentziaren monopolioak ematen dien boterearen lotsagabekeri eta
prepotentziarekin.

Burua gogorra daukagu (oraindik hemen gaude), baina ez da haustezina. Pareta
berdinaren kontra etengabe joz, puskatzeko arriskua geroz eta handiagoa da.

Agian, gure buruan, “txip” aldaketa bat beharko genuke: instituzioak behar ditugun
neurrian erabili baina ez independentzia lortzeko bide nagusi bezala. Bide horrek gaur
egungo instituzioetatik kanpo behar du. Herriaren indarra gure instituzio edo tresna
propio eta independenteak sortzeko helburuarekin bideratu behar da. Gure jokoa sortu
behar dugu, gure arauekin jokatu. Helburua independentzia baita.

Asier Ezpeleta Jauregi
Orreagako kidea.

Kategoriak Artikuluak | Etiketak , | Erantzunak desaktibatuta daude Putxerazoa: Inperialismoaren beste teknika bat sarreran

Independentzia da gure «marko demokratikoa»

Asier Ezpeleta Jauregi

Orreagako kidea

Herri konkistatu bat gara. Zapaldua. Indarrez. Mendeetan zehar. Eta garrantzitsua da, ezinbesteko baldintza, hori jakitea, egunen batean egoera hori aldatu eta independente izan nahi badugu.

Egoera hau estatuek indarrez, nahita, kontzienteki inposatzen digute. Eta, gainera, beren legeek babesturik. «Legalki». Estatu horiek biolentzian oinarrituak daude, indarrez bere egin dituzten lurraldeetako herriek egunen batean beren bidea libreki, estatu zapaltzaileetatik aparte egin ez dezaten. Espainiako Konstituzioaren lehen lerroak irakurtzen hasi besterik ez dago horretaz jabetzeko. Hori ere argi izan behar dugu. Jakitun egon eta ez ahaz-tu. Nola lortuko dugu bestela, ba, independentzia? Zapaltzen gaituzten estatuak demokraziaren kontrakoak dira. Herri bat zapaldua daukan estatu bat ezin da inoiz demokratiko izan. Ezta egunero hauteskunde batzuk antolatuta ere.

Independentzia estatu horien aurka lortuko dugu. Egoera antidemokratiko batean gaude; gure aurka indarra erabiltzea egunerokoa da, eta, gainera, ingurune «legal» batean. Independentzia eta demokrazia ez dira inoiz lortuko haien laguntzarekin, hitz eginaz, konbentzituz, haiek ezarritako instituzio eta hauteskunde antidemokratikoekin… Haien helburua, nahia, desioa, kontrakoa baita: Euskal Herria, betiko, beren estatu inperialisten parte izatea, hain justu ere. Hori ere garbi izan behar dugu. Kontrakoa pentsatzea denbora eta indarra alferrik galtzea da. Indepen-dentzia lortu arte ez da demokraziarik egongo herri honetan. Demokrazia independentziarekin etorriko da. Eta independentzia ezinbestekoa dugu, gure herria eta nortasuna babestu nahi baditugu.

Horretaz jabetu ziren euskaldunon arbasoak 778ko abuztuaren 15ean, eta modu egokian borrokatu ziren gure nortasunaren alde Orreagan. Ospa ditzakegun garaipen gutxienetako bat da. Gogora eta ospa dezagun, beraz, egun seinalatu hori, Orreaga taldeak aurten ere antolatu duen eta Pasai Donibanen izango den Askatasunaren jai nazionalera joanaz.

Kategoriak Artikuluak | Etiketak , | Erantzunak desaktibatuta daude Independentzia da gure «marko demokratikoa» sarreran

Múnich a título de ejemplo

Joseba Ariznabarreta

Orreagako kidea

En agosto de 1930 tuvo lugar en San Sebastián la reunión entre socialistas,

republicanos y “catalanistas de izquierda” con el propósito de aunar esfuerzos para
derrocar a la monarquía y establecer una “democracia”.

El triunfo obtenido en las elecciones municipales de 1931 propició que dicho
proyecto fuera tomando cuerpo. Por de pronto en Cataluña se proclamaba la República
Catalana Independiente, devaluada en pocas horas como Generalidad Provisional
hasta la posterior discusión y aprobación de un estatuto de autonomía en el Parlamento
español que surgiría de las próximas elecciones generales. Entre tanto, en Madrid se
había ya constituido también el Gobierno Provisional de la República que inició de
inmediato el correspondiente proceso constituyente, con la función de conformar el
nuevo parlamento y la ” nueva” constitución ad hoc.

El Estatuto de Autonomía para Cataluña, llamado a sustituir a la Generalidad, se
aprobó por fin en septiembre de 1932. La rebelión militar de Sanjurjo le dio el último
espaldarazo.

Para conocer el concreto recorrido, hasta su trágico final, de este esclarecedor
proceso hacia el “autogobierno” desde una posición que trasciende a veces la mera
perspectiva “catalanista de derechas” (por seguir la tradicional clasificación) del autor,
puede consultarse el libro de José Plá Crónicas Parlamentarias: 1931-1936.

A partir del Pacto de San Sebastián (1930) el Partido Nacionalista Vasco,
acomplejado en primer lugar por no haber tomado parte en dicho pacto de “progreso”
y embelesado además por el presunto éxito cosechado por los partidos catalanes que
sí habían participado, puso en marcha el proceso autonomista descrito con detalle por
Agirre en su libro Entre la libertad y la Revolución. Desde otro punto de vista también
el libro de José de Orueta Fueros y Autonomía. Proceso del Estatuto Vasco puede
proporcionar al lector necesitado los datos suficientes para reflexionar con provecho
acerca de la situación política en el país durante aquellos años en los que se gastaron en
vano tantas y tan preciosas energías.

La sublevación militar contra la República tuvo lugar el 18 de julio de 1936.
Al día siguiente el PNV tomaba partido por los republicanos “en consonancia con el
régimen democrático y republicano que fue privativo de nuestro pueblo en sus siglos de
libertad”.

Si en un primer momento no quedaba claro de qué lado se inclinaría la victoria ,
a los pocos días -tras pisar tierra peninsular las tropas al mando de Franco y conocerse
las bases del acuerdo militar con el Eje (agosto de ese mismo año)- la balanza se
descompensaba con meridiana claridad hacia el lado de los nacionales, que es como
siempre se denominó entre nosotros al ejército franquista.

El 6 de octubre de 1936 el gobierno republicano aprobó un Estatuto para
Euzkadi y al día siguiente se conformó el primer Gobierno Autónomo Vasco, presidido
por José Antonio Agirre, que duró 9 meses (Bilbao cayó en manos enemigas el 19 de
junio de 1937 y el Gobierno Vasco tuvo finalmente que optar por el exilio).

Una ligera ojeada al mapa de operaciones bélicas permite sin más caer en
la cuenta de por qué se tramitó en tiempo record un estatuto que había sido negado una
y otra vez durante años por el gobierno de la Segunda República Española. La
importancia estratégico-militar que la capital de España tenía para dicho gobierno
obligaba a tomar decisiones en aras de su defensa. La creación de un gobierno
autónomo para una Euzkadi territorialmente reducida por los avatares de la contienda
podía conseguir el entusiasmo y la adhesión de la población vasca hacia una guerra que,
en principio, no iba con ellos y que estaba además perdida de antemano. “Los
nacionalistas vascos no se baten por la causa de la República ni por la de España, a la
que aborrecen, sino por su autonomía e independencia” (Azaña). Por tanto, si se
deseaba que se subieran al carro, y con mayor razón al carro del vencido, había que
hacer más pronto que tarde algún gesto que pareciera convincente. Por una parte, su
derrota cantada liquidaría un problema más que enojoso para cualquier Gobierno; por
otra, impedía que el ejército de Mola (tras ir eliminando a su paso a cuantos no
pensaban como él) se sumara de inmediato a las tropas que avanzando desde el sur se
habían plantado ya a las puertas de Madrid. Ello permitiría ganar tiempo para preparar
mejor la crucial defensa de la capital. Estas fueron las principales razones de la rápida
tramitación del Estatuto de Autonomía.

Pero la realidad era la que era y la guerra tuvo al menos la virtud de ponerla
al descubierto, aunque tampoco esta vez haya servido para abrir los ojos de quienes
nunca han querido ver, ni mucho menos reprimir, su cuasi-instintivo prejuicio de
alcanzar la gloria a través del imperio. La estructura política que subyacía, más o
menos guadiánamente soterrada durante siglos bajo cualquier forma de régimen
político en España, de pronto afloraba cristalina a la superficie y respecto a lo que más
directamente nos concernía, se podía expresar en tan concisa como taxativa fórmula:
O democracia, con libertad real, efectiva, para las naciones peninsulares ocupadas,
o continuidad del fascismo. La respuesta de “las dos Españas” continuaba siendo
unánime: En España se celebrarán o no procesiones, se expandirá o no el culto al
Sagrado Corazón, pero jamás se admitirá de grado que se rompa su sacrosanta unidad.

Sin embargo, como natural resultado de las contradicciones estructurales
coactivamente atadas y ahora desatadas por mor de la guerra, el Estatuto devino
Estado, el Gobierno Autónomo, Gobierno de un Estado en vías de recuperación y
consolidación; el forzado ciudadano español, ciudadano vasco. No lo decimos sólo
nosotros. Telesforo Monzón, que fue ministro de dicho Gobierno autónomo, lo resume
certeramente:

“El Estatuto de 1936…. yo no lo he conocido nunca. Puedo decir que he sido Ministro
de la Gobernación del Gobierno Vasco…. Y no he abierto el Estatuto. Ese estatuto
no se puso en práctica jamás. Fue un auténtico fantasma. No existió tal estatuto; lo
que ha existido es un Estado Vasco soberano. Eso sí. Eso se toca. Tiene carne, tiene
espíritu, tiene alma, tiene sangre. Un Estado vasco. Duró nueve meses…. Fue un Estado
independiente. Eso no lo invento yo. ¿Tuvimos ejército o no tuvimos ejército? ¿De
quién dependía ese ejército? ¿Dependía del ministro de Defensa, que era José Antonio
Aguirre y del Gobierno Vasco o dependía de Madrid? ¿Quién lo formó? ¿Quién lo hizo?
¿Y en qué artículo del estatuto del 36 figuran esas competencias? La moneda acuñada
por nosotros mismos. Los pasaportes con los que hemos viajado por todas las partes del
mundo. ¿En qué artículo del estatuto está eso?”

Objetivamente se recuperaba, pues, de golpe parte del valor estratégico implícito
en la creación, consolidación y defensa del Ducado de Baskonia y, sobre todo, de los
Reinos de Pamplona y de Nabarra, techo institucional alcanzado por el pueblo vasco
en su milenaria lucha por la supervivencia y la libertad. Inopinadamente la diosa
Fortuna nos había vuelto a situar de facto en el ámbito estratégico, que nunca debimos
abandonar. Pena que no supiéramos agradecérselo como debíamos.

Aguirre murió en 1960. En 1961 (Acuerdo de Unión de Fuerzas Democráticas)
y 1962 (Pacto de Múnich) el Partido Nacionalista Vasco firmó acuerdos en los que
aparecen párrafos del siguiente tenor:

“Se aceptará como único sistema político la democracia. Para ello preconizamos
que a la desaparición del régimen franquista se establezca una situación transitoria
con un Gobierno provisional sin signo institucional definido que otorgue una amplia
amnistía, restaure las libertades políticas y convoque elecciones para que el pueblo
español, con absolutas garantías, opte por el régimen que prefiera y que todos los
españoles estarán obligados a acatar”.

La sangre generosamente derramada no había servido de nada. En lugar
de un inmediato Gobierno provisional vasco, previo al inicio de cualquier proceso
constituyente, se defiende ahora un Gobierno provisional unitario que dirigirá dicho
proceso a su antojo, a decretazo limpio, hasta su prefijado final.

Volvemos a perder el norte estratégico que nos hubiera podido conducir a la
plena recuperación de nuestro Estado, para adentrarnos en vías muertas que, de no
ser abandonadas con prontitud, llevan por sí mismas a la desaparición del país, a su
completa integración totalitaria.

Porque “el pueblo que no tiene estrategia propia hace necesariamente la de los
demás”. Y llevamos 500 años sin estrategia. Si nos acordamos de Múnich es porque
viene a cuento y sólo a título de ejemplo, uno más de una larguísima serie que enlaza
sin solución de continuidad -solo otro ejemplo- con el reciente y tan cacareado Acuerdo
de Gernika.

Kategoriak Artikuluak | Etiketak , | Erantzunak desaktibatuta daude Múnich a título de ejemplo sarreran

Municheko paktua (1962) eta Gernikako Akordioa (2010)

Mikel Antza

Orreagako kidea

Municheko Paktua (1962) sinatu zutenek bazekiten Espainiak Europan sartu beharra zuela frankismoa desagertzerakoan. Horretarako diktadura gainditu behar zen, Francoren ondorengo «trantsizio demokratiko» bat bermatu behar zen. Hori izan zen, hain zuzen ere, Municheko Paktuak prestatu zuena: Espainiako diktadura sistema demokratiko bihurtu zedin egin beharreko trantsizioa. Bitartean, horrelako paktuarekin, ezker oposizioak merituak irabazten zituen egiazko boterearen aurrean.

Epe laburrez bada ere — 1936ko urritik 1937ko abuztua—, izan genuen gure gobernu propioa.

Zoritxarrez, Francoren garaia amaitu zenean, guk ahalbidetu genuen Espainiaren label demokratikoa. Gu sartu ginen bere sistema unitarioan, bere orbitako satelite baten moduan. Subjektu politiko bat izaten jarraitu ordez, Espainiaren barnean desegin ginen. Municheko paktua sinatzeak hori suposatu zuen, automatikoki. Desadostasun ahotsak entzun ziren Munichen bertan baina buruzagiek ez zieten jaramonik egin.

Akordio horrek erabat husten zituen atzerrian zegoen euskal gobernuaren identitate ezaugarriak. Garai hartan berehalako autonomia deitu zena exijitzea, gutxieneko baldintza bat zen Euskal Herria subjektu politiko bat izan zedin Espainiaren aurrean. Ondorengo edozein negoziazio batean bi aldeetako bat ez bada subjektu politikoa, ez dago negoziaziorik, ez dago erlazio politikorik; beste erlazio mota bat sor daiteke: morala edo etikoa, baina ez politikoa.

50 urte igaro dira eta ez da ikusten independentzia lortzeko estrategia berririk: betiko akatsak behin eta berriro; eskarmentuak ez du gurean inolako baliorik.

Gernikako Akordioak indarkeriarik gabeko egoera eta normalizazio politikorako baldintza batzuk jartzen ditu: ETA desagertzea, eskubide zibil eta politiko guztien aitortza, inoren aurkako mehatxu, presio, jazarpen, atxiloketa eta tortura mota guztiak desagertzea, edozein dela ere pertsona horien jarduera edota ideologia politikoa, eta presoen aurkako espetxe-politika etetea.

Ondoren, ezinbestekotzat jotzen du elkarrizketarako eta negoziazio politikorako guneak zabaltzea gatazkaren zioak eta ondorioak osotasunean aztertzeko. Gai politikoak konpontzeko, soilik bitarteko demokratikoak eta baketsuak erabiltzea proposatzen du, indarkeriarik ez erabiltzea eta akordioak errespetatzea. (…)

Akordio horretan protagonismo esklusiboa izango duten Euskal Herriko kultura politiko guztien artean bi alde nabarmendu daitezke: Euskal Herri independente bat aldarrikatzen dutenak eta besteak. Besteak esaten dudanean, Espainiar eta frantziar estatuek bere soberania zapaltzailearekin jarraitzearen alde daudenez ari naiz.

Bi alde horietatik, batek dauka indarra, biolentzia, eta biolentzia erabiltzearen mehatxua egiteko gaitasuna, hau da, politikaren muina; guk, aldiz, ez. Guk zilegitasun osoa dugu independentzia aldarrikatzeko. Besteari, ordea, ezin zaio inongo zilegitasunik aitortu, defendatu eta mantendu nahi duen egoera, gaurkoa alegia, armen bidez egindako konkista baten ondorioa delako eta Euskal Herriaren borondatearen aurka doalako. Biolentzia alde bakarrean dagoenean, ez dago akordiorik, inposizioa baizik.

Edukiei buruz, inork onartu behar al digu nazio bat garenik, edo independentzia —beste egoera batzuen artean— erabakitzeko eskubidea dugunik? Independentzia indarrez kendu ziguten eta, uko egin ez diogunez, ezarri egin behar dugu. Nola ezarri da gakoa. Ez noski kendu zigutenei egindako baimen eskaera baten bidez.

Espainiaren orbitatik kanpo mugituko den erakunde indartsu bat sortu behar da. Erakunde horrek bere indarra erakusten duenean negoziatu ahal izango dira, gobernu indartsuen artean, estatu indartsuen artean, independentziarako baldintzak.

Bitartean, hobe dugu erresistentzia eraginkor bat antolatu, galtzaile ziurrak izango garen negoziazio mahai batean, arerioak beto eskubidearen bidez erabakitako edukiak eta baldintzak onartzera behartuak izatea baino.

Gernikako Akordioak, estatua edo subjektu politiko bat izatea badu helburu, bide okerra planteatu du: ordena ez da negoziazio mahai bat osatu eta hortik indartua atera nahi izatea, estatu baten jabe atera nahi izatea. Alderantzizkoa behar du planteamenduak: erakunde propio indartsu bat eratu, indarra duzula erakutsi eta ondoren, negoziazio mahaian eseri. Soilik subjektu politiko bat bazara negoziatuko dute zurekin; horrela ez bada, ez dute negoziatuko, inposatu egingo dizute.

Gernikako Akordioak ez du autodeterminazioa, independentzia, planteatzen. Geroratu egiten du. Helburua, «marko demokratikoa» —utopia bat— eraikitzea da. Euskal Herria ukatzen duen estatutu-zikloa gainditzean datzan marko horrek, Euskal Estatua eratze-bidea egiteko bermeak eskaini behar omen ditu.

Helburua da, akordioak horrela dio, autodeterminazioa eta lurraldetasuna konponduko dituen eta proiektu politiko guztiak —independentzia zaleena barne— gauzatzea ahalbidetu behar duen «marko demokratikoa» eratzea. Hor lortutako akordioa, Espainiako estatuak errespetatu egin behar du.

Kontua da Espainia ezin dela guretzat inoiz izan «marko demokratiko» bat eta Gernikako Akordioak ez du horrelakorik lortuko prozesu politiko eta negoziazio mahaien bitartez. Demokraziak ez ditu sortzen giza eskubideak; giza eskubideek sortzen dute demokrazia. Demokrazia herriaren botere politikoa da, eta ez dago herriaren botererik oinarrizko giza eskubiderik gabe.

Espainia, noizbait «marko demokratiko» bat izango bada, Euskal Herriaren independentzia aurretik onartu beharko du, eta hori ez du inoiz bere borondatez, behartu gabe, egingo. Beste irtenbiderik ez duenean, gure indarrak eta beste baldintza batzuk behartzen dutenean soilik lortuko dugu gure independentzia. Ez, ordea, berak antolatutako hauteskundeetan parte hartuz, besterik gabe bere sistema legitimatuz, eta aldi berean negoziazio mahaiak antolatuz, non denok aurreikusi genezakeen irabazlea edo galtzailea: «abertzale beti galtzaile». Ez da izango abisatu ez delako.

Kategoriak Artikuluak | Etiketak , | Erantzunak desaktibatuta daude Municheko paktua (1962) eta Gernikako Akordioa (2010) sarreran

«Todavía no hemos demostrado una capacidad política que, sin embargo, sí existe»

«Todavía no hemos demostrado una capacidad política que, sin embargo, sí existe»

p008_f01.jpg

 

el país como razón política
Kepa Anabitarte

Kepa o Eladio; sus nombres forman parte de la historia clandestina o pública del país. Su vocación política temprana le llevó a los terrenos del sindicalismo, del cooperativismo o de la reflexión ideológica, pero siempre como instrumentos para alcanzar una aspiración por encima de todas:     la soberanía de Euskal Herria. Cree que falta una estrategia como nación, pero confía en «un pueblo que responde» en las condiciones más difíciles.

Texto: Fermin MUNARRIZ  • Fotografías: Andoni CANELLADASindicalista, cooperativista, gerente empresarial, militante político… ¿En qué apartado se siente más identificado?

Sin duda alguna, en el último: militante político en función de lo cual me he manifestado en esos otros campos, pero simplemente como soporte para el funcionamiento normal.

Usted se incorporó muy temprano a la lucha clandestina en los años más oscuros del franquismo. ¿Qué llevaba a un joven de entonces a implicarse en la actividad sindical y política?

El sentimiento de defensa y de conquista de la libertad, que se percibía en los hechos reales sin procesos teóricos previos. Había un ambiente de terror, además de lo que detectabas en la familia o el propio pueblo, aunque a esas edades, lógicamente, no captabas su profundidad y, por supuesto, no había elementos de análisis suficientes; después se han ido acumulando.

A finales de los años cincuenta usted es seleccionado por el sindicato ELA para formarse como cuadro político en la Escuela de Estudios Sindicales de París, donde se instruía a dirigentes de movimientos de liberación del Tercer Mundo y donde también admitieron a Euskal Herria. ¿Qué aprendizaje obtuvo de aquella experiencia?

Fueron dos años, 1959 y 1960. En mi promoción concurrimos unas cincuenta personas de unas cuarenta nacionalidades y cuatro continentes, algo absolutamente internacional. Fue mi mejor experiencia en la vida desde el punto de vista humano. Sin embargo, no conseguí el objetivo que buscaba, que era obtener unos criterios políticos adaptables a la realidad de mi país. Allí dominaba el ambiente internacional, con la Guerra Fría en toda su intensidad y con los procesos de descolonización, que no afectaban a los estados ya constituidos…

Suelo decir, con cierta ironía, que fui a París pensando que me iban a preparar de manera efectiva para aplicarlo luego de forma directa en mi país y resultó que, a la vuelta, descubrí que lo que buscaba lo tenía aquí…

¿Qué descubrió a su vuelta?

Pues que aquí había una evolución… Antes de marcharme ya había detectado movimientos, y aunque no suelo utilizar este tipo de apreciaciones, había algo como «milagroso» en que en aquellas condiciones de vida y de precariedad absoluta, tanto desde el punto de vista material como intelectual, hubiera aflorado una juventud que no solo representaba el cambio generacional sino que traía un cambio intelectual profundo y una capacidad de generar ideología propia que, hasta ese momento, no habíamos encontrado.

En París también conoció al lehendakari José Antonio Agirre. ¿Influyó políticamente en usted de alguna manera?

Tuve la oportunidad de estar con él en muchísimas ocasiones. Yo analizo la grandeza de Agirre en esa época concreta, que finalizó con su muerte; eso no quiere decir que sea aplicable a toda la trayectoria política, donde puede haber otras valoraciones, pero en aquella época actuó realmente como un estadista. Defendió algo que en política es fundamental, que es lo que había conseguido el Gobierno Vasco, que desde el primer momento actuó como un gobierno real, superando las facultades que se le otorgaban: creó moneda, tenía hacienda, relaciones internacionales, ejército… En fin, todos los componente de lo que constituye un Estado. Y eso lo defendió con uñas y dientes hasta el final.

Precisamente, tiene cierta relación con ello un acontecimiento del que los próximos días se cumplen 50 años: el IV Congreso del Movimiento Europeo en Munich (junio de 1962) que reunió a opositores al franquismo de casi todas las tendencias y al que usted asistió como delegado. Los resultados no satisficieron a todos por igual. ¿Qué supuso el Congreso de Munich?

El Pacto de Munich supuso la consolidación, una vez más a lo largo de la historia ya de siglos, de la incapacidad política que todavía arrastramos en este país para construir una estrategia adecuada a las posibilidades que su propia base social ofrece. Puso de manifiesto la falta de una clase política moderna, adaptada a las circunstancias, capaz de valorar todas las condiciones que se pueden dar para avanzar positivamente y en términos democráticos hacia las aspiraciones que este país tiene.

El Pacto de Munich tuvo también otras consecuencias directas; por ejemplo, el punto de partida para la liquidación del Gobierno Vasco, el no reconocimiento de las realidades nacionales que habían emergido durante la guerra…

Exactamente, supuso la liquidación del Gobierno Vasco, que se venía gestando desde años atrás de manera radicalmente antidemocrática porque aquel gobierno era fruto de un mandato popular, era una conquista y una posición de fuerza que había alcanzado el pueblo vasco con su sacrificio y su adhesión incondicional. Eso se liquidó burocráticamente por los republicanos españoles. Indalecio Prieto [exministro del PSOE y miembro del Gobierno de la República en el exilio] hizo un viaje expresamente desde México a París para decirle al lehendakari José Antonio Agirre: «Este es el plan que hay y tenemos que cambiar de política, hay que adaptarse a otras circunstancias; y como el Gobierno Vasco es hijo de la República y nosotros vamos a renunciar a las posiciones republicanas, el Gobierno Vasco también debe desaparecer». Agirre le dijo -y esto se lo he oído yo en varias ocasiones-: «Don Indalecio, este testigo lo he recibido del pueblo y este testigo yo se lo devolveré al pueblo».

Tras la ruptura de Munich nace en el sindicalismo vasco una corriente socialista, laica y antiimperialista de la que usted es impulsor activo. Son conocidos por el alias que empleaba usted: «los eladios». Hablan ya de ruptura democrática…

Era la única vía posible para consolidar una posición adecuada en el concierto internacional de los pueblos del mundo. Es la aspiración que el pueblo más consciente, más comprometido, exige una y otra vez. La ruptura democrática, en el primer momento en que hubiera alternativa al franquismo, llevaba implícita la inmediata implantación del Gobierno Vasco. Visto el desarrollo de los acontecimientos, de aquel modo se habría adquirido una ventaja extraordinaria.

No hay que olvidar que esa llamada Transición fue otro movimiento burocrático en el que la oposición española aceptó todas las condiciones que impusieron los poderes. Los primeros artículos de la Constitución estaban redactados de antemano: monarquía, la unidad nacional es la del territorio español, el idioma es el español, el garante de todos estos principios es el Ejército… A partir de ahí eligieron a aquellos diputados para que hicieran todos los artículos que quisieran; lo fundamental estaba perfectamente decidido y allí nadie chistaba.

En los años sesenta desarrolla usted en la clandestinidad un intenso trabajo sindical en ELA, pero sin abandonar la vertiente política. ¿Cómo se da la confluencia de las cuestiones nacional y social en su experiencia? ¿Ambas caminan unidas?

Absolutamente unidas. Podemos tomar como impulso de una ideología los principios que se redactaron entonces: la primera cuestión social es la cuestión nacional y la cuestión nacional es, sobre todo, una cuestión social. Ese eslogan resume lo que realmente representa después una política. No concebíamos en ningún momento, ni siquiera en otras etapas de mayor libertad, pero mucho menos en aquellos momentos de absoluta clandestinidad, otro planteamiento que ese. Un sindicato que no incluye como primera reivindicación -subrayo lo de primera y ante todo- la cuestión nacional, la conquista de la libertad y de disponer de la capacidad del pueblo para decidir, no se puede llamar sindicato.

¿De qué manera repercute un proceso de liberación nacional en la mejora de las condiciones de los trabajadores?

Es el soporte fundamental. En nuestro programa a corto, medio y largo plazo, en ningún momento excluíamos la lucha reformista de las condiciones de trabajo, salarios y todo lo que son reivindicaciones propias de un sindicato; son inseparables.

Igual que si hablamos de libertad estamos hablando de un elemento absolutamente necesario para el desarrollo económico y social de cualquier sociedad. Los países que más libertades y mayor desarrollo democrático tienen son, precisamente, los más avanzados económica y culturalmente. La libertad individual no tiene sentido sin la libertad nacional; como tampoco la libertad nacional tiene sentido si no existe la libertad individual. Son conceptos absolutamente inseparables.

Permítame una cuestión referida, precisamente, a los sindicatos vascos. Hace casi veinte años se inició una confluencia en Euskal Herria. ¿Qué le parece la unidad de acción sindical abertzale?

Es importante pero si se lleva hasta la última de sus consecuencias y se integra en una estrategia auténtica de liberación nacional. Es el único modo en que tiene sentido; si no, entra en crisis y esos objetivos más o menos idealistas del primer momento se derrumban y empiezan de nuevo las separaciones.

¿Y el enfriamiento actual entre ELA y LAB? Casualmente se da cuando más amplia es la alianza estratégica entre fuerzas soberanistas en el plano político… ¿A qué razón responde ese distanciamiento?

No estoy muy cerca de lo que se pueda manejar en los gabinetes, pero creo que todo parte de no tener -no solamente ellos sino el país en su conjunto- un planteamiento estratégico. Si definimos la estrategia como una unidad estructural de fines y medios, esto no se da. Y no se deben hacer declaraciones formales desde el punto de vista de los objetivos que pueden ser asumidos naturalmente, como la independencia, si después no se ponen unos medios adecuados para que ese objetivo pueda ser cumplido. En una estrategia debe haber un equilibrio indisoluble entre los objetivos y los medios. Una estrategia basada solo en objetivos no es una estrategia, y al revés.

A lo largo de su trayectoria también ha defendido la creación de un frente abertzale. ¿Los actuales acuerdos estratégicos entre fuerzas soberanistas son la experiencia más cercana a eso que usted plantea?

Planteo una cosa diferente. Pienso que, desgraciadamente, en el país todavía no hay un proceso de unificación. Pero ese tipo de planteamientos sí existen, más o menos dispersos, en el país.

¿A qué se refiere con el concepto «unificación»?

A que el sujeto político es el pueblo vasco y a que, en función de él, se deben formular los planteamientos políticos y democráticos. El pueblo vasco es el que es y no el que pretende cualquiera que llega aquí y que quiere llevarlo a otro sitio. En estos momentos el pueblo vasco está representado, incluso electoralmente, por unos grandes bloques absolutamente enfrentados uno al otro, declarándose enemigos mutuamente y abriendo la puerta a otros que no son sino caballos de Troya.

El sujeto político es el único capaz de acumular fuerza para poder hablar de un proceso estratégico real, aquel que es capaz de cambiar las relaciones sociales y desplazar la centralidad política a un lugar distinto. No puede ser que un grupo electoral no quiera saber absolutamente nada con otro; eso exige un proceso de unidad y la unidad solo la consigue la estrategia.

¿Cuáles son, en su opinión, las debilidades y las fortalezas del abertzalismo?

La debilidad es que todavía no hemos demostrado una capacidad política que, sin embargo, creo que sí existe. Y la fortaleza reside, precisamente, ahí. Este pueblo responde. A veces oímos decir con una ligereza asombrosa que «aquí nadie piensa en política». Eso es absolutamente incierto. Este pueblo responde en los momentos puntuales; parece que está dormido pero responde una y otra vez a lo largo de la historia.

Ha habido momentos absolutamente desperdiciados, cuando el pueblo estaba dando la talla y superaba a las direcciones políticas. Por ejemplo, en la década de los setenta se desaprovechó la liquidación del primer franquismo. Si hubiera habido una clase política debidamente formada, decidida y firme en sus objetivos y decisiones… Ahí se dio una ocasión pintada.

Ha habido otros momentos importantes, como tras la caída del muro de Berlín y la consiguiente afloración de veinte estados que estaban, incluso, más atrasados que nosotros, pero que entraron en el concierto internacional de los pueblos del mundo. Ya sé que la tentación es decir que tenían apoyos de no sé quién, pero esos apoyos se tienen en función de que el pueblo, con su dirección política al frente, exige lo que quiere. Nadie nos va a regalar absolutamente nada que no sea previamente exigido por nosotros. Ni los europeos ni los americanos ni nadie…

En la historia te olvidan inmediatamente y te hacen aliado en función, estricta y exclusivamente, de los intereses puntuales; ni siquiera con perspectiva estratégica a escala internacional, sino simplemente puntual.

¿Cree que hay en Euskal Herria mujeres y hombres capacitados y con altura para liderar un proceso de esas características?

Claro que sí. Estoy absolutamente convencido; lo que pasa es que necesitamos hacer una verdadera incorporación colectiva de todos los elementos que confluyen para la valoración, el análisis de todas las fuerzas con las que contamos, que son muchas. No me cansaré de insistir en que este pueblo reúne la fuerza suficiente para alcanzar esos objetivos que anidan en el sentimiento de la mayor parte de los vascos. Es verdad que los más o menos conocidos no serán, precisamente, los mejores. Sí hay algunos que pueden ser muy aprovechables, pero en la manera en que se están planteando las cosas se desaprovecha gran parte de sus posibilidades.

No menciona nombres…

No voy a decir nombres porque pueden estar al alcance de todos… Bueno, me voy a arriesgar un poco más: en estas circunstancias de sumisión total, pretender colocar a los mejores hombres -por ejemplo- en Lehendakaritza me parece una baja valoración de esos posibles líderes si efectivamente tienen capacidad para serlo. Si destinamos los mejores hombres y mujeres a objetivos secundarios quiere decir que existe un vacío estratégico. Los mejores activos de un país deben ser destinados al objetivo estratégico, que es la independencia.

Decía el historiador Jimeno Jurío que «un pueblo sin memoria histórica, sin información, sin conocer sus propios valores, su identidad, es campo muy apto para la colonización». ¿Los siglos de dependencia determinan la mentalidad colectiva? ¿Existe conciencia histórica entre los vascos?

Muy vagamente, sí. Por fortuna, los últimos años están aflorando aportaciones históricas muy interesantes. Estoy absolutamente de acuerdo con eso que decía Jimeno Jurío; y lo dice cualquiera que se introduzca en estas materias. Las características que definen a un pueblo y que se dan en nuestro país, indiscutiblemente, las han tenido otros pueblos que han desaparecido. La diferencia está en que este país, en un momento dado, fue capaz de organizarse, de institucionalizarse; después, de derrota en derrota, ha sido diezmado, pero todavía existe.

No podemos caer en el regodeo del historicismo sin ninguna dimensión ni planteamiento político. La historia es, naturalmente, para reforzar la autoestima, para reforzar un sentimiento auténtico de pertenencia a un grupo social, a un grupo nacional y, consiguientemente, eso hay que integrarlo en el proceso que exijan las circunstancias en cada momento para conquistar el déficit adquirido y, después, para mantener esa conquista y estar en la vanguardia de cualquiera de los países que pueden estarlo. Hay que tener esa confianza en este país.

Muchas de las apreciaciones que se refieren a usted le presentan como «estatalista» vasco. ¿En torno a qué aspectos se debe conformar la estatalidad de una comunidad humana?

Nos lo da el proceso histórico, la formación continua de una conciencia nacional que exige lo de cualquier grupo social organizado: la administración de sus decisiones, de todos sus recursos culturales, económicos, lingüísticos, etc. Ese es el gran bagaje con el que cualquier sociedad tiene que salir al concierto mundial de los pueblos. No hay otra solución, precisamente, que hacer el engranaje de todos estos aspectos que forman parte de un absoluto, pero sabiendo que la política es acumulación de fuerza, que no solo tenemos derecho porque tuvimos; solo tenemos derecho si lo sabemos defender. El derecho se termina en el momento en que dejas de ejercerlo. Nosotros no hablamos nunca de derechos, hablamos de fuerza. Y política es fuerza, pero sin estrategia no hay política.

Decía en una ocasión: para la supervivencia del pueblo vasco «debemos recuperar la razón política, seriamente dañada por ocho siglos de ocupación». ¿Cómo se restablece esa razón?

Trabajando en ella. Estamos absolutamente colonizados y, sobre todo, la fuente de ello es una colonización intelectual, una colonización ideológica. Andamos de prestado, pero el país tiene ideología potente y la puede agrupar. Y tiene, por tanto, la teoría que precede a la ideología; y esa ideología podemos impregnarla en el conjunto de la sociedad a modo de sirimiri. En el país existe la teoría, existen los teóricos y existen los ideólogos suficientes como para ir agrupando todos esos factores que lleven a la formulación de una estrategia adecuada.

¿Qué es para usted ser patriota?

Ser patriota es defender los valores que he enumerado, en los que uno cree, y que está dispuesto a defenderlos con uñas y dientes allá donde sea.

http://gara.naiz.info/paperezkoa/20120527/343353/es/Todavia-no-hemos-demostrado-una-capacidad-politica-que-sin-embargo-si-existe

Kategoriak Elkarrizketak | Etiketak , | Erantzunak desaktibatuta daude «Todavía no hemos demostrado una capacidad política que, sin embargo, sí existe» sarreran

Gora errepublika (espainola?)

Asier Ezpeleta Jauregi

Orreagako kidea

Errepublika eguna omen apirilaren 14a. Harro atera ditugu errepublikaren sinbolo diren banderak. Baina ez da errepublika guztien eguna, espainiar errepublikaren eguna baizik. Eta atera dugun bandera (la tricolorderitzogu maitasunez), ez da errepublika guztien sinboloa, espainiar errepublikarena baizik. Piper potoa ez dugu nahi. Ados. Baina zergatik? Espainiako Estatu zanpatzailearen sinboloa delako? Edo errepublikanoa ez delako? Espainiako Gerra Zibila Errepublikaren aldekoek irabazi izan balute, pozik jarriko genuke Espainiako bandera (la tricolor) gure udaletxe eta bazter guztietan?

Bide ertzean hil zituzten euskaldun asko errepublika espainola defendatuz. Baina euskaldunok, subiranotasuna indarrez kendu zigutenetik hainbatetan bezala, gureak ez diren gatazketan parte hartzera behartuak izan ginen orduan ere, bi aldeetako baten alde eginez. Gatazka hauetan galtzaile seguru bakarrak gu ginelarik.

Francorekin ondo dakigu zer gertatu zen. Errepublikaren aldekoek irabazi izan balute, subiranotasuna berreskuratuko genukeen? Frantzia errepublika bat da. Frantses Iraultzaz geroztik erakutsi al du gure nazio sentimendu, hizkuntza edo kulturarekiko sentsibilitate edo errespeturik? Zer sentitzen dugu Baionako udaletxean Frantziako Errepublikaren bandera ikusten dugunean?

Errepublikanoekin, edo ezkertiarrekin, gure Herriaren ibilbidea errazagoa izango zatekeen irudipena dugu. Historikoki guztiz kontrakoa gertatu da baina: Gure Herriak subiranotasuna absolutismo garaian galdu bazuen ere, Frantzian liberalek beraien iraultza lortu zutenean, desastre monumentala izan zen gure Herriarentzat. Eta berdin gertatu zen Cadiz-eko Konstituzioarekin eta ondoren etorri ziren Karlistadekin. Hor ere, gurea ez zen gatazka armatu batean parte hartzera behartuak izan ginen. Carlosen hautua egin genuen (absolutistak) gure foruak defendatu nahian. Baina hain justu liberalek, ezkertiarrek, irabazi zuten. Eta horiek, urte batzuk lehenago Frantzian bezala, homogeneizatze baten apustua egin zuten (ez dago espainola ez den beste herririk Espainiako Estatuaren lurraldeetan), beraien Nazio-estatua indarrez inposatuz. Ezkertiarrak eskuindarrak baino askoz ere erradikalagoak izan dira gure herriarekiko.

Espainiar eskuindar eta ezkertiarrak, errepublikanoak, frankistak nahiz monarkikoak ados daude «España, Una, Grande y Libre» delakoan. Errepublikako Azaña eta Negrin buruzagien hitzetan: «Ez naiz inoiz espainolista izan. Baina sumindu egiten naiz gauza hauen aurrean. Eta jende honek Espainia apurtu behar badu, nahiago dut Franco. Felipe V.aren garaia gogorra izan zen, baina egonkorra eta erosoa. Bi mendeetan baliagarria izan da. Espainiako historiaren konstante bat da 50 urtean behin Bartzelona bonbardatzea. Bartzelonaren autonomia bertan behera uzteko Francok atera zuen dekretuak jarraitzaile sutsuak zituen errepublikanoen artean. Euskal frontea bertan behera geratuta, bihar arazo izan zitekeen afera bat gainetik kendu dugu. Francori eskertu egin behar diogu euskal auzia konpondu digulako; ia iraganeko kontua da. Nazioa bakarra da: Espainia! Espainia apurtuko luketen kanpaina nazionalistak onartu baino lehen Francori egingo nioke lekua, baldintza bakarrarekin: alemaniarrak eta italiarrak gainetik kentzea. Erregionalismoen gaietan hobeto ulertzen gara falangistekin separatistekin baino».

Errepublikaren aldekoak gara, baina Euskal Errepublikaren aldekoak. Eta Euskal Herriko Errepublikaren sinboloak nahi ditugu.

Kategoriak Artikuluak | Etiketak , | Erantzunak desaktibatuta daude Gora errepublika (espainola?) sarreran